Siguelo por correo electronico

lunes, 2 de septiembre de 2013

Mi Viaje por Rusia

Dóbraye Utra, Dobró Pozhálovat! (Buenas días, bienvenidos a bordo! ), se escucha por el intercomunicador de nuestro camarote a bordo del barco fluvial “Anton Chejov” (en honor al dramaturgo ruso), es el día 1 de nuestro crucero de 10 días por Rusia, nuestro barco se encuentra embarcado en el Puerto Fluvial de Moscú y afuera hace un excelente clima, en el mes de agosto también es verano para Rusia, estamos a 22 ° C y un cielo soleado libre de nubes, con sólo 70 días al año con este clima, nos sentimos privilegiados, sin duda un buen augurio de lo que nos espera en nuestro Viaje. (Verano es la mejor época para conocer Rusia y para navegar por sus ríos y lagos, puesto que a partir de mediados de septiembre la temperatura comienza a descender hasta alcanzar los 24° C bajo cero en los meses más fríos y culmina entrado el mes de Mayo).

Moscú:
Comienza nuestra visita “Panorámica” por la ciudad de Moscú, nos dirigimos con el tour guiado en español en un bus hacia el centro  de interés turístico, la Plaza Roja.  Sin embargo en el camino observamos algunos monumentos de interés con gran riqueza histórica, como el edificio de Relaciones Exteriores de impresionante arquitectura, mandado  construir por Josef Stalin en la época Soviética, uno de los primeros rascacielos en Rusia emulando a los edificios que se podían encontrar en ciudades como Nueva York; el edificio bien conservado es parte de un complejo de 7 edificios también construidos por Josef Stalin, los cuales sobresalen en la panorámica de la ciudad.



Catedral de San Basilio.
Vamos llegando a la Plaza Roja y conforme caminamos hacia ella, una estructura sobresale a la vista, es la catedral de San Basilio: aseguran los moskovitas que no existe ninguna otra catedral parecida a esta, sin duda pudieran tener razón, sus cúpulas en formas de bulbo y sus brillantes  colores no se ven en otros templos cristianos. Mandada a construir por el zar “Ivan el Terrible” para conmemorar la conquista del “Kanato de Kazán” entre 1561 y 1588.









El Kremlin.
El significado de Kremlin es ciudad amurallada, en sus inicios toda la ciudad de Moscú estaba contenida dentro de sus paredes, antiguamente de madera. Actualmente sus grandes murallas adornan la Plaza Roja, antigua sede de los zares rusos y ahora símbolo del poder ejecutivo y político del país. Dentro de estas murallas se encuentra la oficina de Vladimir Putin, actual mandatario ruso, y  un conjunto de edificios civiles y religiosos.  Es el más conocido de los kremlin rusos e incluye cuatro palacios y cuatro catedrales, de las cuales sobresale la Catedral de la Asunción, construida durante la formación del Estado centralizado ruso, justo después de que Rusia fue liberada de la opresión tártara y entró de lleno en el ámbito de las relaciones internacionales. Allí tenían lugar todas las ceremonias solemnes y se celebraban los juramentos, la entronización de los zares rusos y la coronación de los emperadores. Allí Iván IV fue el primero que recibió el título de zar ruso.

Mausoleo de Lenin:
La mayoría de los habitantes de Rusia, en su mayoría jóvenes, ya han cerrado la página del comunismo en la historia rusa, pero aun se conservan algunos símbolos comunistas que se pueden visitar, tal es el caso del mausoleo de Lenin conocido también como Tumba de Lenin, fue levantado por órdenes del Gobierno Soviético tras su muerte en 1924 y expone su cuerpo embalsamado al público desde entonces.


La Catedral de Cristo Redentor
La historia del templo comienza con un manifiesto imperial publicado en 1812 firmado por el
emperador Alejandro I, una vez que resultó evidente que la derrota y la expulsión de las tropas francesas era inevitable. En este manifiesto, Alejandro I decretaba que se construyera en Moscú un templo en el nombre de Cristo Salvador en honor de los que intervinieron y murieron en la guerra de 1812.
La Catedral fue demolida en el año 1935, marcando uno de los muchos sucesos que derivaron de la revolución de 1917 ( la cual dio pie a la entrada del Comunismo y la Unión Soviética) .Actualmente en excelente estado ya que fue reconstruida recientemente con dinero del pueblo ruso, empresas  privadas y el estado,
Sin duda alguna,  visita obligada, llena de historia y centro de culto religioso, dentro de sus puertas se encuentra exhibido al público, uno de los clavos “santos” utilizados en la crucifixión de Jesucristo , así como también uno de los ropajes utilizados por la Virgen Maria.

Monasterio de las doncellas Novodévichi:
Es probablemente el monasterio más importante de Moscú, aquí se enviaban a las mujeres de familias reales y nobles más destacadas de su época, las cuales donaban sus alhajas y tesoros al monasterio.  El monasterio fue proclamado patrimonio de la humanidad en el 2004.  Junto a este monasterio se encuentra el famoso lago que inspiró a Tchaikovski para componer el famoso ballet “El lago de los cisnes”. Es de noche cuando las luces del monasterio reflejan en el lago y ofrece una hermosa fotografía que me hizo entender porque Tchaikovski venía a este mismo lugar a buscar inspiración.

Teatro Bolshoi.
Bolshoi significa “grande” en ruso. Aunque en nuestra visita por la zona teatral de Moscú, el elenco del teatro Bolshoi se encontraba de gira por Londres, valió la pena ir de cerca a observar este ícono cultural e histórico. Construido en 1825 y a sus comienzos propiedad del imperio ruso, hoy forma parte de la historia y la cultura rusa. Durante la época soviética sufrió varias reformas lo que afectó la acústica del recinto, y en el año 2005 cerró sus puertas para restaurar el teatro a sus orígenes, con una inversión aproximada de 500 millones de Euros, el teatro Bolshoi es ahora como lo era antes un recinto cultural y patrimonio de la cultura y las artes en Rusia.

La calle Arbat:
Quiere decir “afueras” en Ruso, pintoresca calle en la cual se han instalado comercios, restaurantes, cafés, tiendas de souvenirs etc. En la época soviética a través de la calle Arbat pasaba el camino hacia la casa de descanso de Stalin. En los años 60 del siglo XX decidieron hacer esta calle peatonal. De tal modo que se convirtió en la primera calle peatonal de Moscú y la ideal para encontrar souvenirs rusos.


  •  Matrioska significa “maternidad” uno de los souvenirs más solicitados en Rusia; son unas muñecas tradicionales rusas creadas en 1890, cuya originalidad consiste en que se encuentran huecas por dentro, de tal manera que en su interior albergan una nueva muñeca, y ésta a su vez a otra, y ésta a su vez otra, en un número variable que puede ir desde cinco hasta el número que se desee, siempre y cuando sea un número impar.


  • Cajas de papel mache. Dentro del arte ruso hay una colección única de cajas pintadas en miniatura con laca, cuyos pueblos destacados en esta arte son Fedoskino, Palekh, Kholui y Mstera.

  •  Huevos de Faberge son una de las sesenta y nueve joyas creadas por Carl Faberge  para los zares de Rusia, así como para algunos miembros de la nobleza y la burguesía industrial y financiera, entre los años 1885 y 1917. Los huevos se consideran obras maestras del arte de la joyería.




El crucero:
Nuestro crucero zarpa rumbo a San Petersburgo, hemos dejado atrás al Puerto de Moscú y seguimos navegando por el Rio Volga, unos de los más importantes de Europa,  el río consta de canales que fueron construidos para facilitar el comercio desde y hacia Moscú.
Es fin de semana en pleno verano en Rusia y  los moskovitas dejan las grandes ciudades y se “retiran” a sus casas de descanso, se pueden ver familias en toda la orilla del Volga, conviviendo y haciendo parrilladas junto a sus casas de campo, las cuales  adornan el ya hermoso y verde paisaje.

Navegando por el río transcurren días de tranquilidad, visitando hermosas islas como Uglich, Goritzy, Kizhi, Mandrogui llenas de cultura e historia durante el día y navegando durante la tarde, la cual es más larga de lo normal, el día se extiende mas conforme navegamos hacia el norte de Rusia, anochece entradas las 9:30 pm, y es un espectáculo salir a admirar  a cubierta, los magníficos cielos estrellados del norte, aquí la noche parece quedar inconclusa, (son durante los días finales de junio en el solsticio de verano que ocurre un extraño fenómeno conocido como “las noches blancas” donde la luz del día nunca termina). La temperatura desciende un poco navegando por el “Lago Ladoga” (el lago más grande del mundo con una longitud de 219 km)  pero nada que un chupito de vodka no pueda remediar dirían nuestros amigos catalanes del crucero, se respira una tranquilidad en el aire y sabemos que todavía hay mucho por conocer y disfrutar.


San Petesburgo.
Llegamos por la madrugada a San Petesburgo considerada una de las ciudades más bellas del mundo, fundada por el zar Pedro el Grande (Pedro I) el 16 de mayo de 1703 con la intención de convertirla en la "ventana de Rusia hacia el mundo occidental”. A partir de entonces se convirtió en capital del Imperio ruso durante más de doscientos años. Con 310 años de antigüedad la ciudad de San Petesburgo sigue siendo joven para los estándares Europeos y sin duda una de las más bellas también, el trazo de sus calles nos recuerdan un poco al centro de Paris, sus canales nos recuerdan a Ámsterdam y la arquitectura de puentes nos recuerdan a Venecia, no son casualidad estas similitudes, ya que Pedro el Grande  mando traer arquitectos de toda Europa para construir “la ventana de Rusia hacia el mundo occidental” y necesitaba a los mejores de aquella época, por eso su arquitectura tiene mucha influencia italiana, francesa y holandesa.

La Avenida Nevsky.
Sin duda aquel viajero que quiere conocer San Petesburgo deberá recorrer la calle Nevsky una y otra vez, es la avenida principal y corazón de la ciudad, a lo largo encontraras monumentos, jardines y edificios ricos en historia.

Jardines y Palacio de Peterhoff.
Uno de los espectáculos visuales más hermoso de San Petersburgo es pasear por el grandioso complejo de los jardines del Palacio de Peterhof adornado con más de un centenar de esculturas y fuentes, también llamado “el Versalles Ruso”.
Pedro I decidió construir esta fastuosa residencia que da al Golfo de Finlandia animado por Catalina I, trayendo el agua para sus fuentes desde las canales que se encuentran en las alturas, aprovechando así la presión que ejerce la gravedad.

Hasta la Revolución de Octubre (1917) Peterhof fue residencia de los zares. Durante de Segunda Guerra Mundial estuvo ocupado por las tropas alemanas. Antes de su llegada se pudieron evacuar más de 8.000 objetos de decoración de los palacios y cerca de 50 estatuas. Las tropas alemanas destruyeron casi todo. Después de la Segunda Guerra Mundial se empezó a restaurar el Palacio de Peterhof, y aún hoy continúan las obras.

Palacio de Catalina II
Era la residencia de verano de los zares de Rusia, el palacio ganó fama por su exterior obscenamente lujoso. Se usaron más de 100 kilos de oro para dorar la sofisticada fachada de estuco y numerosas estatuas erigidas sobre el tejado. Incluso se rumoreó que el tejado del palacio estaba construido enteramente de oro.
Durante la II Guerra Mundial cuando las fuerzas del ejército alemán se retiraron del sitio de Leningrado (Hoy San Petesburgo), hicieron destruir la residencia intencionadamente, dejando solamente la concha vacía del palacio detrás de ellos. En la actualidad gran parte del palacio ha sido reconstruido pero aún se requiere mucho trabajo para restaurar el palacio a su anterior gloria. No se puede dejar de visitar el famoso cuarto de Ambar.

Canales de San Petesburgo
En verano se puede hacer paseos en barco por ríos y canales, ver la elevación de los puentes sobre el río Neva por la noche. En verano los puentes se levantan durante varias horas para dejar pasar a los barcos mercantes, y esto se ha convertido en un espectáculo muy famoso, único y característico de San Petersburgo, que atrae miles de personas. Los espectadores lo esperan a orillas del río Neva, y también se organizan las excursiones y paseos en barco nocturnos para verlo desde el agua.



Monumento de la Sangre de Cristo Derramada
Fue erigida como templo - monumento en el lugar donde el 1 de marzo de 1881 fue herido mortalmente el emperador Alejandro II.
Su silueta es complicada y muy pintoresca. La ornamentación multicolor, viva. se refleja maravillosamente en las aguas del canal Griboédov.





El Museo del Hermitage:

"El regreso del hijo prodigo" de Rembrandt.
(Cuyo significado es el palacio privado de ella) es uno de los museos más importantes del mundo y antes residencia de los zares rusos, contiene más de 3 millones de obras de arte de los grandes maestros como Leonardo Da Vinci, Rembrandt, Goya, Picasso, Van Gogh etc.

La historia del Hermitage se inicia con Pedro el Grande, cuando adquirió varias obras de arte, entre las que se encontraba “David despidiéndose de Jonatan”, de Rembrandt y La Venus de Táurida. Se considera que el museo nació oficialmente en 1764, cuando un comerciante berlinés envió 225 cuadros a Catalina II en pago de unas deudas. Al recibirlos Catalina quiso que su galería no fuera superada por las colecciones de otros monarcas y comenzó a comprar casi todo lo que se vendía en subastas europeas.

Trono de los zares dentro del museo Hermitage.
A pesar de que las salas del palacio de Invierno se han convertido en el museo del Hermitage, el palacio no ha perdido su esplendor. La más bella de todas es la sala Malaquita; sus columnas, pilastras, chimeneas, lámparas de pie y mesitas están decoradas con malaquita de los montes Urales. El verde vivo de la malaquita, combinado con el brillo del dorado y el mobiliario tapiado con seda de color frambuesa, determinan la impresión fantástica de esta sala.
Espero hayan disfrutado este recorrido por el bello país de Rusia. Como director de una agencia de viajes me congratulo de recomendar este viaje para aquellos que buscan lugares ricos de  historia y buscan experimentar otras culturas que asombraran y nutrirán su espíritu con el enorme placer de viajar. Mayores informes con Carlos Vargas en Almeida Viajes Culiacán al 712-77-44 en Josefa Ortiz de Dominguez 571-10 2do piso. Plaza las Palmas. Col. Chapultepec.

DATOS RELEVANTES
La moneda es el rublo, pero en San Petesburgo se acepta el Euro en restaurantes y cafés de la zona turística. 1 rublo equivale a .38 pesos.

El idioma es el ruso y pocas personas hablan otro idioma como el ingles (sobre todo en Moscú), sin embargo podemos encontrar que más personas son bilingües en San Petesburgo lo que hace más fácil la comunicación.

Transporte público.- El metro es una buena opción para moverse en Moscú y San Petesburgo, sus redes están bien conectadas y es una buena opción para moverse rápido. El precio por persona y por viaje es de $30 rublos, aproximadamente $11.5 pesos mexicanos.
El metro fue construido en el año 1935 por Josef Stalin, sus estaciones muestran lozas de mármol y granito, hermosas esculturas, grandes candelabros y obras de arte adornan sus paredes, estas estaciones eran los palacios para la clase obrera en la época soviética.

 También presume de ser el metro más profundo del mundo llegando hasta los110 metros por debajo de la superficie en las estaciones más profundas, sin duda una experiencia única cuando visiten Moscú o San Petesburgo.